top of page

¡Ponle color! - cómo aplicar rubor

Un poco de historia del polvo rosa y una guía fácil sobre cómo elegir y usar el rubor - en serio.

La gente parece tener muchas preguntas e inquietudes en torno a la existencia del rubor, ese polvo rosado que a millones de mujeres les encanta aplicar en las mejillas.


Búscalo en Google y verás titulares como: "Los chicos se sienten atraídos por las chicas que usan rubor"; "¡Por qué DEBES DEJAR de usar rubor en polvo AHORA!"; y "Las hormonas sexuales enrojecen los rostros de las mujeres como señal de fertilidad". 🧐

Es un producto que, a pesar de su omnipresencia y de tantas mujeres que lo usan sin pensarlo dos veces, está lleno de muchas incógnitas, quizás lo más crítico: ¿Por qué es siquiera una cosa?


Pinceles de maquillaje con salpicaduras de polvo de rubor


Historia del Rubor


Esa dama de Cleopatra realmente nos enganchó con el maquillaje. Muchos productos de belleza encuentran su fecha de inicio en Egipto, ¡especialmente el delineador de ojos - su marca registrada! Eras antes de Cristo, la gente del Nilo molía ocre rojo (un pigmento natural) y lo mezclaba con grasa para obtener un tinte rojo que la gente se untaba en las mejillas y los labios. Todas las personas, hombres y mujeres. Los griegos trituraban moras para obtener mejillas rojas, y los romanos usaban bermellón rojo como rubor. El hecho de que estos artículos fueran tóxicos no impidió que las personas los usaran, incluso convirtiéndolos en una especie de símbolo de estatus.


Como muchas otras cosas, el rubor también pasó a la sombra durante la Edad Media, cuando la piel blanca se convirtió en una marca diferenciadora de la clase alta. No solo no querían enrojecimiento adicional en sus mejillas, sino que los aristócratas solían sangrarse regularmente, como con sanguijuelas (!), para eliminar el enrojecimiento general de la piel. En el otro espectro de la sociedad, las prostitutas estaban felices de usar las mejillas fuertemente coloreadas, lo que hacía que el ruborizarse fuera aún más inapropiado. Más cerca del final del siglo XVI, a la reina Isabel I de Inglaterra le importaba más su apariencia que la opinión pública, y amaba sus mejillas sonrosadas. ¡Así que así, el rubor volvió a estar en el juego de las mejillas!


Headshot de la actriz Elizabeth Taylor como Cleopatra
Elizabeth Taylor como Cleopatra en la película de 1963

El amor por el maquillaje de los años 1500 a 1700 no fue correspondido en gran medida, ya que muchos cosméticos todavía eran altamente tóxicos. Sin embargo, tanto hombres como mujeres usaban rubor que mostraba juventud y salud por fuera pero dañaba esa misma salud por dentro.

El mundo experimentó grandes cambios con la Revolución Francesa, que finalizó en 1799, y muchos pensaron que había pescado más importante para freír que maquillaje. Se consideró superficial, innecesariamente extravagante y se asoció nuevamente con las prostitutas.


Otro gran cambio global trajo el maquillaje a un nuevo centro de atención: la industrialización. Empresas como Guerlain y L'Oreal se dieron cuenta de que, en lugar de venenos baratos en sus productos, es mejor tener compradores de rubor sanos y vivos. Marilyn Monroe no se dejaba ver en los 50 sin rubor, y en los 70 el rubor se apoderó de rostros masculinos como el de David Bowie. En los años 80, a todo el mundo le gustaba el rubor... En realidad, con respecto al maquillaje, parece que a todo el mundo le gustaba todo en esos años 80.

Hoy en día, el rubor es un producto facial esencial junto con el contorno y el resaltado.



Rubor y Tono de Piel


¿Tienes ese amigo que se ve increíble en amarillo y no puedes lograrlo aunque tu vida dependiera de ello? Pero también, lo estás matando con azul marino, pero tu amigo se ve enfermo. No es que Dios no te ame; es solo un matiz de piel diferente.


Con el tono de rubor correcto, puedes realzar la juventud de tu rostro, pero elegirlo puede ser complicado. Respeta tu matiz y combínalo con el rubor, esa sería la regla general.


Ocasión, estado de ánimo, atuendo, temporada, parte del día... muchos factores pueden afectar la elección del rubor, pero existen algunas pautas para ayudarlo a experimentar de manera segura y sin errores desagradables.



El inicio ligero y la acumulación es un camino excelente para una tez clara. Las damas y los caballeros rubios suelen tener un trasfondo neutro o rosado, así que opte por lavados de rosa fresco, melocotón claro o tonos de bayas con matices fríos. Los tonos medios tienden a tener matices más cálidos. Este tipo de piel se ve maravillosa con una mezcla de melocotón y rosas rosadas. Los rubores anaranjados, melocotón o dorados son una manera perfecta de animar la piel aceitunada con matices amarillos y verdes. Los colores brillantes se recomiendan para tonos de piel más oscuros. Las bayas profundas, los corales calientes y los rojos ladrillo aparecen muy bien en las tez oscuras. Para los valientes, el morado o el violeta también son opciones aquí.



Cómo usar y aplicar rubor


Elegiste el color para que coincida con tu subtono y la fórmula para tu tipo de piel, ¿y ahora qué? O mejor, ¿dónde? Colocar el rubor hará que tu rostro se levante, se vea más lleno o caído. ¡Te mostraremos cómo aplicar rubor y conseguir lo que quieres!


Conocer la forma de tu rostro determinará dónde se verá más favorecedor el rubor. Suponga que tiene pómulos prominentes y una frente ligeramente más ancha que la barbilla. En ese caso, tu cara ovalada agradecerá una pasada de rubor sobre los pómulos, justo por encima del hueso, para levantarlos y darles un realce.


Gráfico de cómo poner rubor en diferentes formas de cara

Las caras en forma de corazón tienen una frente ancha y pómulos altos, y la cara se estrecha hasta un mentón estrecho. Para lograr un poco de equilibrio, coloca el rubor en la esquina exterior del pómulo, comenzando por la oreja y terminando en un punto debajo de la esquina exterior del ojo.